Las altas temperaturas, la humedad, el sol, el cloro o el salitre son algunos de los factores que contribuyen a que nuestro cabello se dañe durante el verano. Hoy damos algunos consejos para que cuides tu cabello en estos meses de calor… ¡Toma nota!

En verano son muchos los elementos que pueden hacer que nuestro cabello esté seco, encrespado, pierda humedad y sea más propenso a romperse. Aquí os dejamos algunos consejos para el cuidado de tu cabello en verano con los que conseguirás mantenerlo sano, nutrido y brillante.

1. Evita el encrespamiento y la deshidratación.

La combinación de un cabello seco y el aire húmedo puede hacer que algunos tipos de cabello se dañen y encrespen durante los meses de verano. Para evitar este problema nuestro consejo es que laves tu cabello con un champú suavizante y aplicar una mascarilla después del lavado dejándola aplicar entre 5 y 10 minutos. Ésta evitará que tu cabello pierda la humedad y se reseque consiguiendo la hidratación y suavidad que necesita.

2. No añadas “extras de calor” a tu cabello. 

En verano nuestro cabello lucha constantemente contra el daño del calor que recibe durante todo el día, incluso cuando no le da el sol de forma directa. Evita añadirle un calor extra usando lo menos posible herramientas térmicas como el secador, la plancha o las tenacillas y deja que tu pelo se seque al aire. Además puedes  lavar tu cabello con agua templada o fría para refrescar tu piel y tu cuero cabelludo y aportar luminosidad al pelo.

3. Protege tu cabello del sol.

Si eres de las que se pasa todo el verano en el agua y tomando el sol, protege tu cabello con un protector solar capilar antes de sumergirlo y después de la exposición solar. Así conseguirás conservar la humedad del cabello y mantenerlo suave y brillante. Y no olvides que los sombreros, pañuelos y bandanas son una buena manera de proteger tu cabello de los dañinos rayos del sol.

4. Elimina la sal y el cloro. 

El cloro de la piscina y la sal del mar hacen que los aceites naturales que protegen y nutren el cabello desaparezcan y quede reseco y quebradizo, dañe los folículos e incremente el riesgo de que se rompa. Para evitar este problema, moja tu pelo antes de meterte en el agua y enjuágalo al terminar, así eliminarás los resto de cloro y sal de la piel y el cabello. 

5. Usa el cepillo adecuado.

En verano tendemos a tener el cabello más seco y delicado debido a la deshidratación provocada por el sol y las altas temperaturas, lo que hace que nuestro pelo pueda romperse con más facilidad. Usa peine de púa gorda en vez de cepillo para desenredar tu pelo cuando tengas el pelo húmedo o mojado y un cepillo de madera o cerdas naturales en seco. 

6. No te acuestes con el pelo mojado.

En las calurosas noches de verano, tendemos en muchas ocasiones a ducharnos antes de acostarnos para dormir más fresquitas. Nuestro consejo es que te duches unas horas antes de meterte en la cama para que le de tiempo a tu cabello a secarse. Mantenerlo mucho tiempo mojado, algo que sucede al apoyar la cabeza húmeda sobre la almohada, puede dañar la cutícula y el cuero cabelludo, produciendo picores e irritaciones.

7. Corta tu cabello antes y después del verano.

Un corte de pelo antes del verano y durante el verano lo fortalecerá, evitará daños al finalizar la temporada y estimulará su crecimiento.

8. Cuidado con el color

El cabello teñido es muy susceptible de sufrir daños en los meses de verano, por eso te recomendamos aplicarte la coloración al menos con dos semanas de antelación a tus vacaciones y la exposición al sol o bien opta por una matización suave en lugar de una decoloración completa.

No lo olvides, cuidar tu cabello y cuero cabelludo en verano es tan importante como cuidar tu piel. Sigue nuestros consejos y disfruta durante el verano de un cabello sano y bonito y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales (Facebook e Instagram) para estar al día de todas nuestras novedades, consejos y promociones.